Comer y beber

comida tipica rumania

La riquísima y sabrosísima cocina rumana ha aprovechado con maestría las influencias de las cocinas de sus vecinos, desde la balcánica hasta la húngara y la alemana, sin olvidar las influencias llegadas por mar desde países lejanos.

El menú rumano "estándar" consiste en un aperitivo (que puede ser caliente o frío, con verduras, carne y queso), primer plato (varios tipos de sopas), plato principal (carne, pescado o aves) acompañado de una guarnición (garnitura) y ensalada o, en invierno, muraturi (verduras en escabeche) y postre.

Índice

    Principales comidas de Rumanía

    Sopas

    En Rumanía, las sopas se dividen en dos categorías: cCiorbe (generalmente sopas agrias) y supe (sopas).

    • Los ciorbe (también llamados bors en algunas partes de Rumanía) están hechos enteramente de verduras (similares a la minestrone italiana) o de carne, pescado o pollo. Esta categoría incluye la ciorba de perisoare (con albóndigas), la ciorba de vacuta (con carne de vaca y agriada con crema agria), la ciorba de pui (con carne de pollo), la ciorba de peste (con pescado) y la ciorba de burta (de/con callos). Todas las ciorbas (excepto los callos) son una mezcla de verduras y sus respectivas carnes. Al final de la preparación, se bate un huevo por encima y se agria con un líquido ácido obtenido de la fermentación del salvado o de la crema agria. Y por último, se pone un puñado de levístico (una planta aromática parecida al perejil) por encima. Raramente se utiliza vinagre (para la ciorba de judías o de callos).
    • Las sopas suelen ser sin carne, pero se hacen con caldo de carne (de vacuno o de ave) muy parecido a la clásica minestrina italiana (así, con pasta dentro, pero también con zanahorias, cebolla, patatas y otras verduras). El perejil es inevitable. Muy especial es la supa cu galuste (sopa con bolas de sémola). Luego están las cremas vegetales, una importación francesa.

    Pescado

    Como saben, Rumanía está bañada por el Danubio y el Mar Negro. El Delta del Danubio merece una atención especial en cuanto a la pesca, con innumerables especies de peces, entre ellas el esturión, apreciado tanto por su caviar como por su carne.

    Luego hay muchos ríos, incluidos los de montaña donde crecen las truchas, y lagos dulces y salados. En pocas palabras, el pescado está ahí, pero tal vez como en Cerdeña, el rumano es más ganadero que pescador, con la excepción del Delta del Danubio, donde la población vio pescado.

    En Rumanía, el pescado se consume sobre todo frito en aceite acompañado de salsa o crema de ajo, en forma de ciorba (véase el capítulo anterior), pero también en una forma muy parecida a lo que se llama sopa de pescado en Italia.

    Este plato se llama saramura y se prepara de la siguiente manera: el pescado (preferiblemente un poco gordo) se pone a cocer sobre un lecho de sal gruesa. Por separado, en una olla, se hierve una cebolla entera o cortada por la mitad en un poco de agua con dos tomates o un puñado de tomates cherry abiertos, guindillas (inevitables en la cocina rumana, al igual que la cebolla y el perejil), un diente de ajo y una cucharada de aceite.

    Cuando el pescado está cocido, se limpia de sal y se pone en agua hirviendo y se deja hervir otros 5 minutos. al final, se pone un puñado de perejil por encima. Otras formas de preparar el pescado son al horno, en papel de aluminio o hervido.

    Muy interesante y apetitosa es la crema hecha con las huevas de pescado (en rumano llamada ICRE), que se prepara casi como una mayonesa (las icre se baten con mucho aceite y sal y unas gotas de zumo de limón a las que se añade un poco de cebolla - opcional, pero definitivamente muy apetecible, aunque… hasta que todo se convierte en crema).

    La carne

    La carne es la reina de la cocina rumana, ya sea de cerdo, ternera, oveja o ave. Se cocina de todas las maneras: frito, asado, guisado o a la barbacoa.

    Atraen la atención:

    1. Sarmale - una mezcla de carne picada con especias (ternera y cerdo) envuelta en hojas de col en escabeche u hojas de parra. Si la sarmale se envuelve en hojas de parra, se come con crema agria o yogur (como el yogur griego);
    2. Tochitura - muy similar a los straccetti alla pizzaiola a los que se añade polenta y se coloca un huevo de ojo de buey por encima (definitivamente alto en calorías);
    3. Pastrama - generalmente hecha de carne de cordero u oveja que ha sido salada, condimentada y dejada secar un poco al viento. Es un preparado específico de la zona del Mar Negro. Esta carne se asa y se acompaña con vino nuevo o mosto;
    4. Mici o mititei - salchichas pequeñas (mici en rumano significa pequeño y mititei pequeño) muy picantes hechas de una mezcla de carne, estrictamente a la parrilla.

    Los distintos tipos de embutidos y salchichas elaborados de todas las formas -curados, ahumados, etc.- son muy buenos. El pastel de carne de tripa de cordero específico para Semana Santa es excelente e interesante.

    Verduras

    Las verduras son imprescindibles en la cocina rumana. Hay muchos platos hechos sólo de verduras, muchas veces todos los platos están hechos sólo de verduras, especialmente durante la Cuaresma (antes de Pascua, Navidad u otras fiestas cristianas importantes), cuando no se puede comer carne, huevos o cualquier otro producto de origen animal.

    Productos lácteos

    El queso no es el punto fuerte de Rumanía. Los quesos típicos son: branza de burduf - un queso (branza en rumano) que se deja madurar en estómagos de oveja o vaca (raramente) o un queso (como el caciocavallo) ahumado en corteza de abeto.

    La URDA de búfalo (una especie de requesón) que se prepara en el norte de Rumanía es muy buena. La polenta suele ir acompañada de queso (más o menos curado) y de crema agria, que se utiliza mucho en la cocina.

    Sin duda, de origen o influencia oriental es la costumbre de elaborar preparados lácteos obtenidos por fermentación de la leche, como el yogur.

    No podemos concluir sin mencionar la mamaliga, la polenta de maíz que acompaña a muchos platos (tanto de carne como de pescado), un alimento básico hace siglos para los campesinos rumanos. Y también dulces: el cozonac (similar al panettone), la placinta (una especie de hojaldre relleno de manzanas, calabaza y queso -dulce o salado-) y el papanasi.

    Y por último, las bebidas

    Rumanía se encuentra entre los 10 primeros productores de vino del mundo, con vinos apreciados por los entendidos. Pero los rumanos también son grandes consumidores de cerveza, que tiene una gran tradición. Aquí se sirven licores como la grappa y el aquavit como aperitivo para "abrir el estómago".

    Entre ellos se encuentran la TUICA (un aguardiente de frutas), la PALINCA (alcohol de frutas destilado tres veces a 70 - 80°) o los licores (alcohol en el que se dejan macerar diversos tipos de frutas, especialmente guindas o cerezas ácidas, cerezas, arándanos o fresas, o hierbas aromáticas: saúco, hinojo silvestre, etc.).

    La Rumanía de los vinos

    Los rumanos son un pueblo vinícola por excelencia y sus raíces se mezclan con las de la vid. El temperamento del vino ha imprimido su huella en el carácter del rumano, y no exageramos cuando decimos que los rumanos se parecen al vino que producen: son alegres y afectuosos, llenos de humor y acogedores, pacientes y confiados en su destino.

    Esta feliz "contaminación" se encuentra tanto en las costumbres asociadas a la vid y al vino como en la diversidad de objetos específicos que el hombre ha creado con ingenio. De hecho, el rumano siempre ha tenido buenas ideas para los buenos vinos…

    Como curiosidad, los nombres de los vinos rumanos son casi siempre en femenino.

    Desgraciadamente, sólo unas pocas especies autóctonas han sobrevivido a la filoxera y, una vez recuperadas, se han convertido en verdaderas estrellas entre los vinos rumanos, hablamos principalmente de Grasa di Cotnari, Zghihara de Husi, Feteasca Neagra de Urlati, Galbena de Odobesti, Tamaioasa de Piatroasele o Babeasca de Nicoresti. En particular, el viñedo de Cotnari está compuesto exclusivamente por especies rumanas.

    En lugar de las especies autóctonas destruidas por la filoxera, se cultivaron diversas especies extranjeras de origen generalmente francés: Aligoté, Pinot, Cabernet, Sauvignon, Riesling, Sauvignon, Merlot, Chardonay, Muscat.

    Las excelentes condiciones climáticas han hecho que los vinos encuentren un hábitat especialmente adecuado en Rumanía. Si el pasado lejano marcó la gloria de los viñedos, el siglo XX, o más bien la indiferencia comunista, fue un verdadero desastre para los viñedos y los vinos de Rumanía.

    Después de 1989, en cambio, las cosas han cambiado, los viñedos se tratan con cuidado, hecho que ha permitido a Rumanía ganarse un lugar destacado entre los principales productores de vino. Una gran variedad de vinos blancos, tintos y rosados atraen y sorprenden a conocedores y escépticos de todo el mundo, y ganan prestigiosos premios en los concursos de vinos más importantes.

    Cada región rumana tiene sus propios vinos característicos, por lo que cualquier recorrido por Rumanía se convierte en un auténtico itinerario enogastronómico. Intentemos seguir uno de estos recorridos imaginando nuestro camino por las provincias históricas de Rumanía.

    Las costas inclinadas de Dealu Mare, Valea Mare y Stefanesti, como pirámides dedicadas al dios Baco, producen vinos ligeros y secos pero al mismo tiempo llenos de frescura y aromas como el Sauvignon Blanc, el Riesling, el Muscat y el Feteasca Alba).

    En la Edad Media, los vinos producidos en Transilvania eran apreciados hasta en la corte de los dux de Venecia, hasta el punto de que no se cobraban impuestos sobre su precio de importación (según consta en los documentos).

    Hace más de trescientos años, Dimitrie Cantemir, príncipe de Moldavia y erudito humanista, escribió en su libro Descriptio Moldavie: "Todos los demás dones de la Tierra son superados por los fabulosos viñedos que cubren una amplia zona entre Cotnari y el Danubio… Aunque la primera mención de los viñedos en un documento data sólo de 1407, el cultivo de la vid debe ser mucho más antiguo.

    En el norte, en las colinas llamadas Dealurile Moldovei, los antiguos centros vinícolas Iasi, Copou, Bucium producen vinos de gran calidad. El viñedo 100% rumano más antiguo es el de Cotnari, mencionado por primera vez en un documento de 1448. Aquí encontramos vinos blancos y rosados como Grasa de Cotnari, Tamaioasa Romanesca, Feteasca Alba.

    La Tristia del poeta romano Ovidio exiliado hace 2000 años en Tomis (actual Constanza) y los descubrimientos arqueológicos (ánforas, bajorrelieves, monedas) atestiguan que los pueblos que habitaban la zona del sureste de la actual Rumanía (llamada Dobrogea en nuestros días) conocían y cultivaban la viña, y también celebraban al dios del vino Dyonissos.

    Todo ello para resaltar la historia y la importancia del vino en Rumanía e invitar a todos a degustar los vinos rumanos en su región.

    Subir