Maramurés

Situado en el extremo norte de Rumanía, en la frontera con Ucrania, la Región de Maramures mantiene intactas las tradiciones ancestrales en un entorno de cuento de hadas en el que el tiempo parece haberse detenido y donde los campesinos todavía trabajan con herramientas que han desaparecido en otros lugares.

Habitada por los descendientes de los dacios libres que hicieron pasar un mal rato al ejército romano, Maramures es una zona conocida por su fiestas populares y por los magníficos trajes usados todavía hoy.

También destaca por la arquitectura de casas e iglesias con techos afilados construidos exclusivamente en madera.

Una vez en Maramures, te das cuenta de que aquí la madera no es solo un material de construcción, sino que la forma en que se usa y valora te hace pensar en una cultura donde la madera toma alma de la mano de los artesanos, adquiere personalidad propia.

Las características de Maramures, aunque las encontremos en otras regiones de Rumanía, representan la quinta esencia del arte de trabajar la madera. No se utilizó hierro en su construcción, ni siquiera en forma de clavos, todo está entrelazado.

Las iglesias son generalmente de planta rectangular sencilla, las torres se sitúan sobre la nao o sobre los pronaos.

Ocho de estas iglesias de la región de Maramures fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1999:

  • Barsana (erigida en 1720)
  • Budesti - Josani (erigida en 1643),
  • Desesti (erigida en 1770),
  • Ieud (erigida en 1717)
  • Sisesti - Pueblo de Plopis (erigida en 1796)
  • Poienile Izei (erigido en 1604)
  • Targu Lapus - pueblo de Rogoz (erigido en 1663)
  • Sisesti - pueblo de Surdeti (erigido en 1767
Índice

    El Cementerio Alegre

    A pocos kilómetros de la ciudad de Sighetu Marmatiei, en la frontera con Ucrania se encuentra el pueblo de Sapanta que durante muchos años ha estado en el top de las preferencias de los turistas gracias a su cementerio.

    En Sapanta, el turista recibe una de las más bellas lecciones de vida, heredada por los habitantes de sus antepasados ​​a quienes consideraban a muerte como un comienzo´, no como un final.

    El cementerio de Sapanta es conocido como el cementerio feliz. Aquí se recibe a la muerte con la alegría de los vivos colores con que se pintan las cruces y con los satíricos epitafios que describen la vida del difunto. Para obtener información sobre los eventos folclóricos de la zona recomendamos el sitio www.visitmaramures.ro.

    Subir